Baba Yara nació el 12 de octubre de 1936 en Kumasi, el corazón del territorio Asante, Ghana.

Comenzó su carrera deportiva con catorce años. Destacaba por ser un gran corredor de sprint y por mostrar un talento innato con el balón en los pies. Al ser educado en la religión musulmán y al haber nacido en Asante, cumplía los requisitos para poder fichar por Asante Kotoko. En 1955 comenzó su andadura en el futbol profesional con el número siete en su camiseta.

A principios de 1957 nace Ghana como país independiente. Con la nueva denominación del estado, y siendo un país autónomo, reúnió los requisitos necesarios para formar parte de la FIFA.

La adhesión de Ghana al máximo organismo futbolístico le permitió optar a jugar las competiciones internacionales como los Juegos Olímpicos de 1960 en Roma o la Copa Mundial de 1962 de Chile. Sin embargo la selección, que fue formada en 1950 como selección representativa del territorio africano, no logró clasificarse para las fases finales de ninguna de las competiciones mencionadas.

A principios de 1960 el director del Deporte Africano dio instrucciones a Ohene Djan, el seleccionador de organizar un nuevo equipo con los mejores jugadores de los mejores equipos de Ghana. La idea era crear un equipo nacional que trabajara y desarrollara las estrategias y las habilidades siempre juntos, fomentando el espíritu de equipo. Nacieron así las estrellas negras.

La mayoría de los jugadores a los que se les propuso integrar el equipo nacional aceptaron, sin embargo hubo alguno que prefirió continuar en su equipo. No le pasó esto a Baba, que aprovechando la oportunidad que le brindaron pasó a formar parte de la selección ghanesa saliendo del Kotoko FC. A pesar de la gran oportunidad para el jugador, a su club no le gustó la decisión de Baba y amenazaron con retirarse de la liga ghanesa en señal de protesta, tras haber perdido las habilidades sublimes de Yara.

Baba jugó cincuenta y una veces con la selección y anotó cuarenta y nueve goles, algo sorprendente teniendo en cuenta que jugaba como extremo. La gente que lo vio jugar quedaba impresionada por su calidad técnica, su estilo y su gran definición de pases en distancias largas. Fue sin duda uno de los mejores jugadores de África Occidental en su tiempo. En cada partido demostraba lo fascinante que era su juego y la rapidez de sus movimientos en los extremos. Por si solo era capaz de romper la defensa del equipo contrario, regatear por dentro y por fuera y lanzar a portería desde distancias lejanas.

El crecimiento y evolución de la selección se reflejó en los resultados. A finales de 1962 ganaron a la selección Malauí por goleada y encadenaron una racha de dos años, 13 partidos, siendo invictos.

images

Cuando la carrera de Baba estaba en su mejor momento, un accidente de tráfico a la vuelta de un partido de liga contra los Volta Héroes en 1963 lo dejó postrado en una cama hasta el día de su muerte en 1969. Era el copiloto del coche en el que viajaba y tras chocar con otro vehículo se partió la médula espinal. En ese momento se truncó su carrera, con tan solo veintiséis años el fútbol ghanés había perdido a uno de los jugadores mas talentosos que habían salido del país.

Lamentablemente nunca se pudo saber hasta donde hubiera llegado, pero con el talento excepcional que lo dotaba el fútbol lo recuerda por la estrella que pudo haber sido. Tras muchos meses de tratamientos fuera del país para conseguir alguna mejoría y tras muchos curanderos, nada fue exitoso y Baba pasó sus últimos seis años tumbado en una cama, hasta que las lesiones propias del accidente acabaron con su vida el 5 de mayo de 1969. 

Es una pena que sufriera este accidente de tráfico, pues a finales de ese mismo año las Estrellas Negras lograron alzarse con la Copa Africana de Naciones que se celebró en Ghana y de nuevo con el mismo trofeo en 1965.

El Estadio Deportivo de Kamasi, ciudad que lo vio nacer y crecer como futbolista, fue inaugurado en 1959 y tras la muerte de Baba se cambió el nombre del estadio en su honor, pasando a convertirse en el Estadio Baba Yara.

Baba Yara fue el precedente de una larga lista de jugadores que destacaron en las estrellas negras por su destreza futbolística, pero Yara será siempre uno de los mejores jugadores que salió de Ghana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s