En A Coruña se respiraba fútbol desde las 18h. La gente llegaba a Riazor para ver de nuevo a la esperada “Irmandiña”, que no jugaba ningún partido desde el 2008, y a la selección vinotinto.

Eran las 19h cuando llegaba el autobús visitante a los aledaños de Riazor, y como era de esperar, un gran número de venezolanos, residentes en Galicia, aplaudía a sus jugadores, que respondían con tímidos saludos. Tan solo 15 minutos más tarde, el autobús de la selección gallega aparcaba frente a la puerta 0 del estadio coruñés. Los primeros en bajar fueron los miembros del cuerpo técnico, que no recibieron demasiados alientos, hasta que Fran González salía por la puerta delantera del bus, en ese momento todos los gallegos presentes explotaban en gritos y aplausos. Los seguían los jugadores, que también fueron ovacionados, algunos más que otros.

No era la mejor entrada para la vuelta de a Irmandiña, pero 18.000 personas tampoco eran pocas para ver el retorno de la selección gallega. El campo estaba lleno de banderas venezolanas y gallegas,  entre las que destacaban las ‘estreleiras’ (banderas  independenistas gallegas).

Empezaba el partido y sonaban el himno venezolano y gallego, ambos cantados por Rosa Cedrón. El himno de Venezuela fue respetado por los gallegos y cantado por los numerosos latinoamericanos que se encontraban en el estadio. Por último, sonó el himno de Galicia, que fue entonado al unísono por toda la sociedad gallega que estaba en Riazor. Antes de sonar ambos himnos, las gradas de marathón y pabellón inferior, una frente a la otra, sacaron enormes estreleiras.

gallegas-estelada
Aficionados gallegos muestran sus banderas independentistas. | Agencia EFE, CABALAR.

El partido fue dominado por la selección galaica, que no sufrió apenas ocasiones, tan solo una falta de Otero que despejó Sergio Álvarez y el gol en el minuto 93 lograron crear peligro en la meta gallega. Los gallegos, que llegaron numerosas veces, dieron una clase de compenetración y tiki-taka en zona ofensiva. Lo que, tal vez, no estaba a la altura de la zona ofensiva gallega era la defensa, a la cual le faltaban jugadores importantes, aún así no hubo demasiados fallos en esa área.

El juego de la selección gallega era como una orquesta de la cual Denis Suárez, que hizo un partido para sacarse el sombrero, era el director. El gol de Iago Aspas, que marcaba por primera vez en Riazor, daba un merecido resultado a favor de a Irmandiña. En la fase final todo parecía decantado hacia el conjunto gallego, pero un fallo defensivo y del portero hacían posible el empate de Martínez en el 93′.

Aspas pudo disfrutar ayer de un público que no se bajó a su altura, la afición deportivista que se encontraba en Riazor no decidió silbarle por sus polémicas declaraciones y cánticos contra su club. Prefirieron aplaudirle y animarle, llegando hasta a cantar su nombre en alguna de sus gradas. Este partido hizo mucho para unir la relación entre ambos clubes y aficionados.

jpg
Lucas e Iago Aspas se abrazan tras el gol del de Moaña. | La Voz de Galicia, CESAR QUIÁN.

Ayer Riazor pudo disfrutar de la mejor Galicia de la historia, viendo jugar a ésta selección se disfruta de verdad, ver como tocan y combinan te hace pensar que a Irmandiña podría dar mucho juego en la Eurocopa de Francia, teniendo más nivel que algunas de las selecciones que participan éste año en el país galo.

La selección vinotinto aún está muy verde, y viendo el nivel que ha demostrado en este partido no tienen mucho que hacer en el centenario de la Copa América. Esperemos que mejore en los siguientes partidos de preparación, porque aunque realmente le faltaban jugadores como Juanpi, Peñaranda y Miku, no han dado el nivel suficiente para plantarle cara a la selección de una comunidad autónoma, también con bajas muy importantes.

Lo que hemos podido ver en éste Galicia-Venezuela ha sido lo que nadie había podido hacer en muchos años, las aficiones deportivista y celtista se olvidaron de la rivalidad entre sus equipos y se unieron para animar a la que dicen que es “su verdadera selección”. Lo que también ha sido muy sonado fue lo bien que se coordinan Iago Aspas y Lucas Pérez en la punta de ataque, que posiblemente sea una de las mejores duplas de jugadores españoles del momento, una pena que la selección española no pueda disfrutar de esta maravillosa punta de ataque.

FICHA TÉCNICA

Galicia: Sergio Álvarez (Diego Mariño, min.46); Jonny (Pape Cheikh, min.66), Hugo Mallo, Álex Bergantiños, Angeliño; Fran Rico (Juan Domínguez, min.46), Pedro Mosquera; Iago Aspas, Denis Suárez (Diego Alende, min.75), Jota Peleteiro (Joselu, min.46); y Lucas Pérez.

Venezuela: Wuilker Fariñez; Víctor García (Daniel Benítez, min.85), Wilker Ángel, Jhon Chancellor (José Manuel Velázquez, min.67), Mikel Villanueva; Jeffrén Suárez (Ponce, min.72), Arles Flores (Koufatti, min.55), Carlos Suárez (Yangel Herrera, min.67), Rómulo Otero; Josef Martínez y Christian Santos (Figuera, min.55).

Goles: 1-0, min.37: Aspas. 1-1, min.93: Josef Martínez.

Árbitro: Ignacio Iglesias Villanueva, del comité gallego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s