Griezmann ha abierto la caja de los truenos en el Atlético de Madrid y juega al despiste sobre su futuro en el club colchonero. Muchos aficionados están que trinan -con razón- con la actitud del francés y apuestan por una salida del jugador galo cláusula mediante.

Es una máxima para todos aquellos que sentimos las rayas rojiblancas como colores de nuestra sangre. Del Atleti se nace, no se hace. El sentimiento colchonero se exacerba y se exige a los jugadores que lo sientan igual que el aficionado de la grada. Gran error. A uno de dentro si, a uno de fuera difícil exigirlo.

Muchos han sido los jugadores foráneos que han interiorizado el Atlético como un hincha más. En este tiempo reciente, me vienen a la mente los casos de Forlán, Perea, Mono Burgos, Simeone, Pantic, Ujfalusi, Juanfran, Godín, Tiago… Todos ellos ídolos incondicionales de la grada, en más de una ocasión han proclamado su amor a unos colores, los rojiblancos, y son admirados cada vez que visitan el feudo colchonero. Sin embargo, son rara avis dentro del mundo del fútbol. En un deporte que ha perdido casi todo su romanticismo inicial y  en el que el dinero hace ser más competitivo -no siempre- a un equipo, los jugadores se han convertido en profesionales de la pelota y como tales, buscan mejores condiciones -laborales o salariales – para desempeñar su trabajo.

1495375125_160871_1495384614_noticia_normal.jpg
Tiago agradece entre lágrimas el apoyo del Calderón el día de su último partido como rojiblanco. En la imagen Raúl García, otro jugador muy querido por la hinchada rojiblanca

Sin embargo los canteranos si tienen la responsabilidad de defender, en todos los aspectos, los colores que han defendido desde su más tierna formación. Se presupone que a lo largo de su paso por la cantera se han imbuido no solo de mejoras en su fútbol, si no, también, de un sentimiento de pertenencia a un equipo que les ha dado la oportunidad de crecer y debutar junto a los grandes. A los canteranos es a los que hay que exigirles el sentimiento de pertenencia.

En esta última cuestión me vienen a la mente dos casos más o menos recientes. El primero, Óliver Torres. El jugador extremeño derrocha Atleti por los cuatro costados -difícil aventurar lo contrario-. No se quiso perder la despedida del que una vez fue su estadio y siempre ha manifestado su admiración al Atleti. Cholo no contaba con él en el plano deportivo y eligió quedarse donde más cómodo ha estado como jugador profesional de fútbol, el Oporto. Poco más que añadir.

El segundo caso es bien distinto y ha encendido a las enfervorizadas masas colchoneras. Dos hermanos tenía el Atleti. Dos promesas francesas criadas en la cantera y cuyo padre ya había jugado en el primer equipo rojiblanco. Lucas y Theo Hernández estaban destinados a jugar juntos y ser piezas importantes en el primer equipo atlético. El primero destacó antes y ha podido demostrar el talento que tiene en partidos de órdago en Champions y Liga ante rivales de entidad como el Real Madrid o el Barcelona. Al segundo se le empezó a ver esta temporada, marcándose una gran campaña en su cesión al Alavés. A las primeras de cambio parece que el jugador cambia de aires, que no de ciudad y se pasa al eterno rival. Confirmado de forma oficial no hay nada pero todo hace indicar que Theo jugará en el Real Madrid la próxima campaña. Eso si es de primero de cabreo colchonero.

lucas-hernandez-030217-g.jpg
Lucas en un partido de esta temporada con el Atlético de Madrid

El caso de Griezmann es la opción “c” a los dos casos anteriormente mostrados. No es un canterano, pero durante su estancia en el Atlético de Madrid ha mostrado su admiración al equipo y la comunión con la grada ha sido constante. Ha llegado a un Atleti campeón, muy difícil haberse hecho con un jugador de su calidad años atrás. Ahora, con una renovación que parecía que se gestaba habla de forma pública abriendo la posibilidad a una salida del club. Hay algunos medios -COPE- que incluso han hablado de que el jugador habría hablado con el club para pedir su traspaso. Poco se sabe con certeza y el jugador galo juega al despiste.

De todas maneras, si se acaba quedando, la relación entre el jugador y una hinchada que no perdona estas salidas de tono estará enrarecida todo el año. Si se marcha engrosará esa lista de jugadores -encabezada por el Kun Agüero- que no eligieron la mejor forma de salir de un equipo que exige a todos sus jugadores que suden los colores que llevan encima cada domingo.

1034687.jpg
Mas de 40.000 personas acudieron a la presentación de Fernando Torres en su regreso al Atleti

Griezmann no es del Atleti. Es un profesional de la pelota y no podemos exigirle el mismo sentimiento que a Gabi, Koke, Saúl, Lucas o Fernando Torres. Ellos son los verdaderos ídolos del Atlético, aquellos que derrochan coraje y corazón, que llevan el Atletia donde van y lo defienden a capa y espada dentro y fuera del terreno de juego. Griezmann ha demostrado que solo defiende el Atleti dentro del campo. Ha demostrado ser un profesional del fútbol que juega en el Atleti, muy distinto a sentirse parte de la familia rojiblanca.

  • RR.SS.: @Rbn_TM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s