Un día después de la consecución de la Duodécima, analizamos cuáles fueron las claves de la final.

Cardiff quedará como un recuerdo imborrable en la historia del Real Madrid, uno más añadido a su larga lista de ya 12 conquistas europeas, y lo consiguió en una final que pasará a la historia de la mayor competición europea como una de las más grandes exhibiciones de un equipo en una segunda mitad de la historia.

Como en todos los partidos importantes, Cristiano apareció, incluso haciendo grandes sacrificios en defensa. El luso creó y distribuyó juego y, como ha hecho en todos y cada uno de los grandes partidos de este final de temporada, marcó gol, e hizo dos, nada más y nada menos. Anotó dos tantos delante de un porterazo como Gigi Buffon, ambos con sendos remates al primer toque totalmente fuera del alcance de la leyenda de la portería italiana, pasando a la historia como el primer jugador en anotar en tres finales de Champions y convirtiéndose por quinto año consecutivo en el Máximo Goleador de la Champions, un auténtico fuera de serie.vllkyt7spdpspl7d4.47385f1a.jpg

Isco se presentaba en Gales como teórico titular y Zidane lo llevó a la práctica eligiéndole por delante de Gareth Bale. El del Arroyo de la Mil la ‘volvió a liar’, y es que es muy bueno. Su segunda parte, hasta que fue sustituido, antológica. Volvió loca a la defensa de la Juventus con sus regates y sus cambios de ritmo y demostró a Zidane que no se equivocó dándole la titularidad en toda una final.

Cabe hacer una mención especial a Keylor, que aunque no tuvo mucho trabajo, realizó un parada que pudo ser clave para el devenir del partido, en el minuto 8 a disparo de Pjanic, con una estirada espléndida colocando la mano dura para despejar el balón. El otro disparo, el golazo de Mandzukic, le pilló totalmente por sorpresa, y es un gol en el que podría haber hecho algo más si estuviera mejor colocado, pero el ‘tico’ la ha puesto difícil a la directiva el hecho de dejarle ir y traer a otro  portero.1496524346469.jpg

Pero sin duda alguna, la clave del partido fue una, el descanso, y seguramente Zidane tenga mucha culpa de ello. El cambio de actitud y de juego del equipo con respecto al primer y segundo tiempo es llamativa y clara. La charla del técnico francés caló hondo en su plantilla, cuyos jugadores firmaron unos segundos 45 minutos de ensueño que pasarán a la historia tanto del club, como de la Champions.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s