Buen partido del Celta al que le han vuelto a penalizar algunas acciones defensivas. Los locales no saben defender un balón aéreo. Estos fallos tiñen de negro todo el encuentro, que no ha estado mal en cuestiones ofensivas, pero que les hacen perder los tres puntos. Lo mismo le ocurrió contra el Getafe. Al final un punto en Balaídos con regusto ácido para Unzué.

El partido comenzó fuerte por ambos lados, pero fuerte en el ataque y no en la defensa porque ninguno de los dos supo evitar las ofensivas contrarias. En el minuto 15 ya habían marcado cuatro goles.

El primero fue de Sisto con asistencia de Wass que de cabeza supera a Iraizoz. El segundo lo anotó Portu, tras un centro de por la banda que defendía Hugo Mallo y que no supo defender Fontàs. En el 15 anotó Stuani tras un fallo de Jonny, y también en el 15 Maxi Gómez empató el encuentro.20170929-636423183763052415_20170929214755-kNRH--980x554@MundoDeportivo-Web.jpg

El partido estaba loco, nadie controlaba la pelota y lo fallos defensivos permitían a ambos conjuntos crear unos a unos contra los porteros. Los balones sobrevolaban el campo, pero no eran diagonales que buscaban al delantero, sino que eran despejes de la defensa que podía (o no) encontrar bajar el delantero.

Se notaba la falta del “Tucu” Hernández. Lobotka estaba jugando bien, pero no favorecía ese control del balón que le da Pablo al Celta. La verticalidad era total, pero a partir del 25 el Celta buscó controlar el encuentro. Lo logró y era quien más ocasiones protagonizaba, pero no conseguía materializar el gol. 20170929-636423183139052415_20170929214755-kNRH--980x554@MundoDeportivo-Web.jpg

El Celta salió mucho más fuerte al campo en la segunda parte. Iago Aspas dirigía al Celta en ataque, y era Fontàs el que sacaba el balón y daba el pase (casi como si fuera un mediocentro) ya que el Girona estaba bastante cerrado atrás.

El Celta tenía el partido dominado, salvo algún contrataque del Girona, pero no conseguía anotar. Gorka Iraizoz por un lado, y los fallos por el otro, impedían al equipo local anotar ese gol que le diese la ventaja en el partido. Ese gol llegó en el minuto 76 de la bota de Daniel Wass.

Tras la salida de Emre Mor, el Celta se echó aún más al ataque, y en uno de los ataques del jugador nacido en Dinamarca (pero nacionalizado turco) sacó una falta que tiró otro danés, Daniel Wass. Fue un tiro directo que hizo un efecto raro que despistó a Gorka Iraizoz y entró hasta el fondo de la red.celta34-kyyD--620x349@abc.jpg

A cinco minutos del final del encuentro, el Girona comenzó a atacar, a buscar el gol con todas sus ganas, y lo consiguió en el 86. Otro balón que sobrevoló el área y que el Celta no supo defender. Juampe emplaó ese balón y lo mandó al fondo de la portería defendida por Rubén Blanco.

El Celta necesitaba esta victoria para acercarse a los puestos europeos, para ponerse con 10 puntos en la clasificación. Pero no pudo ser ya que Juampe empató el partido en el 86. El Girona se lleva un punto en un estadio complicado y que le sirve para alejarse (aunque sea poco) de los puestos de descenso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s