24 de octubre de 2004, Manchester, Inglaterra.

Tras una racha increíble e inmejorable del Arsenal con 49 partidos sin conocer la derrota, tenía en frente a un poderoso Manchester United, un duelo que se jugaría en Old Trafford, escenario perfecto que el Arsenal diera fin a sus récord.

 

Los Red Devils llegaban al encuentro sin su capitán, Roy Keane, gracias a una enfermedad viral que lo dejó fuera de la convocatoria, a él se unieron el noruego, Solskjaer y el sudafricano Fortoune. El Arsenal tenía en recuperación al brasileño Gilberto Silva.

El Manchester United saltó al campo con Roy Carroll; G. Neville, Silvestre, Ferdinand, Heinze; Ronaldo, P. Neville, Scholes, Giggs; Rooney, van Nistelrooy. Una de las mejores versiones de los Red Devils.

Por otra parte, el Arsenal salía con Lehmann; Lauren, Campbell, Touré, Cole; Ljungberg, Vieira, Edu, Reyes; Bergkamp, Henry. Sin duda los seguidores de los Gunners extrañan hoy más que nunca esta alineación.

El Arsenal tenía dentro de sus reservas para el partido a una joven promesa española, Cesc Fábregas. El escocés, Sir Alex Ferguson y el francés, Arsene Wenger, eran los encargados de dirigir la orquesta desde el banquillo.

El duelo se volvió físico mas que técnico; el Arsenal tenía la presión de alargar su racha y el Manchester United sólo le quedaba ver terminada la racha de uno de sus rivales más odiados.

PREMIERSHIP-FOOTBALL-MAN-U-V-ARSENAL-OCTOBER-2004.jpg

El marcador favoreció 2-0 a los Red Devils, gracias a las anotaciones de van Nistelrooy y Rooney.

José Antonio Reyes, cuenta que este partido es uno de los juegos más intensos en toda su carrera deportiva, narra que la tensión en el campo estaba a tope.

Los jugadores del Arsenal se fueron furiosos tras saber lo que habían perdido en el césped. Inmediatamente se fueron al túnel del estadio para esperar a los jugadores del Manchester United y reclamar la intensidad con la que habían jugado.

690.jpg

Sol Campbell y Rio Ferdinand fueron los que se hicieron de palabras e iniciaron la gresca para que sus compañeros secundaran la agresión y se consumara dentro de los vestidores.

Los entrenadores de ambos equipos poco hicieron para terminar el lío, sin embargo, el túnel de Old Trafford es significativamente angosto, haciendo que la pelea no pudiera consumarse.

Sir Alex Ferguson, preocupado por la integridad de sus jugadores, según narran, empezó a gritar que se detuvieran. Los jugadores del Arsenal se encontraban más que molestos por haber perdido su racha. Sir Alex Ferguson culpó a Arsene Wenger por no hacer nada, ni siquiera tratar de para la gresca.

Cesc Fabregas, trató de ayudar a sus compañeros, pero al ver que ni siquiera podía pasar a defender a los suyos, corrió al vestidor y tomó una pizza creyendo que aventando al aire tal vez calmaría la gresca. La pizza cayó en Sir Alex Ferguson y en ese momento la gresca se volvió algo chistoso.

Nadie se percató de que Fabregas había sido el autor de este acontecimiento hasta la semana pasada que el español, hoy jugador del Chelsea, declaró en un programa de televisión haber sido él quien tomó la iniciativa de aventar la pizza.

Este incidente es recordado como el Pizzagate, pero el nombre que en lo personal me parece más emblemático, es el de “Battle of the Buffet”.

Es bien sabido que en Inglaterra, en la Premier League, el equipo local recibe con comida en su vestidor al equipo rival. Además, como bien lo dijo, Sir Alex Ferguson, el Arsenal siempre tenía pizza y pollo frito en su vestidor.

4221396001_5597652913001_5597604002001-vs.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s