El Levante entra definitivamente en un mar tormentoso de dudas tras su derrota más que merecida ante un Girona imponente.

Dicen los que de economía entienden que esta se basa fundamentalmente en la confianza. Los empresarios invierten si confían en que los consumidores comprarán sus productos, estos consumen si confían a su vez en la estabilidad de su puesto de trabajo y  los estados vía impuestos redistribuyen la riqueza mejorando infraestructuras, la sanidad, educación etc, y esa recaudación es mayor si hay más gente trabajando y consumiendo.

Alguno me dirá qué tiene que ver el fútbol con la economía y en parte tendrá razón. Es verdad que mientras la economía la rigen los números, las certidumbres, las estadísticas, los datos, la política… el fútbol es principalmente el sentimiento de sus aficionados, la sabiduría de los técnicos, el alma del pasado, el acierto de sus dirigentes y, sí, señores, al igual que en la economía, la confianza.

 

Resultado de imagen de levante girona

 

Las críticas, los anhelos, los deseos, retumban en redes sociales como los tambores en Calanda transformando los deseos en exigencia, los anhelos en realidad y por último la frustración en critica cuando la tozuda realidad nos da un guantazo, quedándonos groguis como un boxeador contra las cuerdas.

La frustración mal conducida se lleva por delante el pasado, embarra el presente y complica el futuro. ¿Quiere decir eso que no se debe debatir abiertamente sobre lo que uno piensa que debería ser y no es? No.

Contra estas corrientes de opinión juegan los profesionales y no precisamente en el césped. Su labor en las ruedas de prensa ante los micrófonos cada día son más importantes. Ellos no viven en la cueva de Ali Baba donde una opinión es aumentada por el eco de un like mil veces y convertida en ley otras mil. Viven en el más complejo mundo de la realidad, del día a día, del trabajo, de la toma de decisiones y su juez son los resultados.

Los aficionados del Levante pueden y deben ser exigentes pero convendría puntualizar que la temporada ya está en marcha, que los posibles errores de planificación ya se cometieron y que lo que queda por delante es lo suficientemente importante y bonito como para ahora más que nunca estar con el equipo y confiar en aquellos que subieron al equipo a primera. Porque si, venimos de segunda, conviene recordarlo.

Una vez puestos en situación y sabiendo donde estamos y quienes nos trajeron a jugar la mejor liga del mundo, el partido de hoy es el fiel reflejo de las dudas que acechan al equipo y a todo el Levantinismo.

El Girona fue tremendamente superior de principio al fin ante un equipo el de Muñiz flojo en defensa, perdido en el medio e inoperante en ataque. Nada tiene que ver con el equipo que comenzó la temporada lleno de confianza en su fortaleza como bloque y su solidez defensiva.

 

Resultado de imagen de levante girona

Conviene por tanto remar todos juntos y ahora más que nunca son los aficionados los que deben confiar en los jugadores y el técnico, insuflarles tranquilidad para que recuperen las señas de identidad que nos han llevado hasta aquí.

Durante un año y medio ellos han tirado de nosotros, con su empeño y trabajo convirtieron el infierno de segunda en un paseo por la playa e iniciaron la liga llenándonos de esperanza, No nos confundamos, somos el Levante, esto es primera división, ahora nos toca a nosotros ayudarles a ellos, empecemos ya.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s