El Levante se hace con una victoria balsámica que despeja de momento las dudas que afloraron en las últimas jornadas.

Como un náufrago a una tabla se había agarrado el Levante en los últimos encuentros a las señas de identidad que hasta aquí, la primera división, le habían llevado a pesar de la tormenta de dudas y malos resultados.

Girar el rumbo en cuanto vienen mal dadas no es un buen mensaje del capitán a su tripulación y Muñiz desde luego no cayó en lo que seguramente hubiera resultado más sencillo, cambiar cosas para aplacar críticas y ánimos.

Porque el Levante hasta el gol de Doukoure fue fiel a sí mismo, la diferencia estuvo en que esta vez sí acertó con la portería.

Es el gol en el fútbol como respirar, alimentarse y reproducirse a la vida, una cuestión vital. Sin él la convicción se atenúa y las dudas se acrecientan, lo de hoy es una bálsamo para el equipo, un espaldarazo a su técnico y jugadores y lo que es más importante, la reafirmación de la idea futbolística que tan bien ha funcionado en el último año y medio.

Resultado de imagen de las palmas levante

El partido en si tuvo momentos para unos y otros. Salió bien el Levante, dominador de la situación ante un Las Palmas prácticamente desahuciado. Vitolo en dos ocasiones, Bardhi y Morales por el Levante pudieron abrir el marcador en la primera parte que murió sin un dominador claro.

La segunda comenzó sin embargo con Las Palmas metiendo al Levante en su campo que reculo en demasía y no salía de su área. En uno de los pocos acercamientos con peligro del equipo insular que dominaba sin aparente peligro Vitolo tras una serie de paredes y un rechace que llega a sus pies disparo y Raul salvo con una mano providencial.

Se sacudió el Levante en dominio del equipo local y en una falta espectacular Bardhi estuvo a punto de abrir el marcador. Acto seguido Toño centra al área y Doukoure remata de cabeza de manera inapelable abriendo el marcador.

A partir de aquí se vio al mejor Levante. tranquílo, confiado, el gol había llegado y la convicción en una idea tuvo su premio, y ese premio en el fútbol es el gol.

No fueron uno sino dos, en un tiro cruzado de Jonas a una estupenda contra del equipo Levantinista.

Victoria importante que convierte la trayectoria del Levante en estas primeras 12 jornadas en muy buena, y es que el fútbol es esto, una montaña rusa de opiniones y críticas, buenas y malas, sensaciones encontradas donde los que saltan al césped deben creer en lo que hacen y el gol alimentar su espíritu, porque sin él, en el fútbol no hay paraíso, hoy el Levante duerme en él.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s